Viajes

Volar en globo en San Miguel de Allende

Pin
Send
Share
Send


Una de las experiencias que más han calado en mi vida viajera fue, sin duda alguna, la primera vez que sobrevolé en globo Bagán (Myanmar) y su enorme estepa de templos del antiguo reino. Dicen que el que lo prueba no puede dejar de hacerlo nunca y ese "virus inocuo" lo llevo ya dentro para siempre. ¿Volar en globo en San Miguel de Allende? !!Cuando lo oí pegué un bote!! Siiiiiiiiiiii, ¿dónde hay que firmar?


Tras la espinita clavada del Wadi Rum (Jordania) y otro sobrevuelo en Elche, fue el vuelo sobre Masai Mara (Kenia) el que volvió a saciar mis deseos del "efecto pompa de jabón", un safari diferente y todo un espectáculo de la naturaleza. Pero si se trata de volar en globo, Guanajuato, San Miguel de Allende y León son referencia en el mundo. Son las 6'00 de la mañana y el despertador me levanta de un salto…


Volar en globo en San Miguel de Allende

En los anteriores relatos nunca me he metido demasiado en la historia de los vuelos en globo, pero fue ya hace 232 años (en 1782) cuando el primer globo con pasajeros (un pato y una oveja) regresarían a tierra satisfactoriamente, y un año después lo harían personas durante casi 30 minutos. Hoy por hoy se sigue considerando el globo como una de las experiencias más seguras y satisfactorias, al que le guste salir de su zona de confort, que se puede ofrecer.

Y aquí estamos, en San Miguel de Allende, muy cerca de León donde se celebra uno de los Festivales más importantes de globos aerostáticos del mundo (y que conoceremos en unos días), un espectáculo que ilumina de colores el cielo y forma un espectáculo de luz y sonido que dicen es muy recomendable (foto: zonaturistica.com)


Sin ni siquiera amanecer, ya nos han recogido y nos hemos ido a un descampado a las afueras de la ciudad


Con los primeros rayos de luz ya han desplegado el globo sobre el suelo y comienza ese inolvidable sonido de hinchado (no, no viene montado, jaja), que remata con el último insuflado de aire caliente del quemador que coloca la cesta en posición vertical.


 

Llega el momento de subirse a la cesta y dejarse llevar entre el silencio de la madrugada, mientras nuestros acompañantes se hacen pequeños a lo lejos


 

¿Vértigo? Siempre lo cuento, pero las personas que sufren vértigo pueden disfrutar igualmente de la experiencia del globo, ya que la cesta queda casi a la altura de los hombros y eso, unido a un "suelo" opaco, evita cualquier otra sensación que no sea la de flotar ante el silencio de nuestro entorno, solo interrumpido por el encendedor de nuestro "piloto" en su ascenso y descenso buscando aire que nos mueva


 

Y es que el globo se mueve donde "el viento le lleve", pero para que esta tarea se haga agradable se busca los momentos del día cuando la agitación es menor (amanecer y atardecer) evitando así las intensidades de la brisa de otras horas del día que provocarían una experiencia menos llevadera.


No me olvido que tengo pendiente con los amigos de siempreenlasnubes.com un sobrevuelo por las bellas ciudades de Segovia o Mérida a nuestro regreso a España.


 

Las tomas que podríamos sacar de una experiencia así son infinitas, pero el mejor momento es cuando todos nos callamos y escuchamos ese halo de silencio.


 

La cesta del globo, al contrario que en otras ocasiones, ha constado de dos partes de 4 o 5 plazas más o menos equilibradas.


Lo que ha sido más complicado en esta ocasión, mientras comenzaba a levantarse el viento y tras 40 minutos de sobrevuelo, ha sido el aterrizaje de emergencia que hemos hecho en la finca privada de un hotel. !Casi nos llevan detenidos! jaja. ¿Habéis estado alguna vez en la burbuja de un globo aerostático?


El ritual de todo aterrizaje no puede faltar, por supuesto. Desayuno y un brindis con una copa, que según tengo entendido viene de los primeros vuelos que se hacían en globo, para celebrar un aterrizaje seguro y calmar así también a los primeros escépticos de este tipo de vuelos.

Cañada de la Virgen, ¿legado de los Toltecas?

Antes de la visita estrella de la mañana, hemos hecho dos paradas por el camino. Una en La Casona, un palacio de congresos recién inaugurado y que promete grandes eventos en la ciudad y otra por el campo de golf, donde nos han permitido dar unos "golpecitos".


 

Unos 16 km al suroeste, en menos de 20 minutos, llegamos al Santuario de la Cañada de la Virgen, una reserva natural que cobija en una superficie de aproximadamente 12 hectáreas un sitio arqueológico de gran valor


Aunque soy un apasionado de las civilizaciones, aburriría hasta el más fanático si me pongo a hablar de las culturas prehispánicas de este área del planeta. Ya durante nuestro viaje a Perú, tanto Paula como yo volvíamos fascinados de todo lo que había detrás de la gran conocida civilización Inca, especialmente tras situar todo en nuestra parada en Pucara.

Entramos así en un recinto abierto hace apenas 3 años, todavía no muy conocido entre los visitantes que llegan a San Miguel de Allende, donde se puede acceder mediante van o buses procedentes de Bellas Artes que estuviéramos ayer, posteriomente un pequeño camioncillo, para finalizar con un recorrido caminando un buen paseo (conveniente traer agua) en una bonita cañada (y con alguna simpática invitada)


 

Me resulta curioso ver el paraje, por momentos sacados de las mejores películas del oeste, que hay en este camino y además completamente solos.


También lo caprichosa que es la naturaleza, que se abre camino en cualquier paraje por inhóspito que sea, y allá donde hay un cactus se produce una curiosa sinergia con los árboles que crecen a su sombra, u otros más "espinosos"


 

Como casi todas estas culturas, su conocimiento del cielo procedente del estudio de los astros, conlleva una serie de estructuras de las que todavía se desconocen muchos detalles (entre ellos el nombre original).


Parece ser que este lugar estuvo ocupado del 540 al 1050, habitado por las familias más pudientes, la élite y los sacerdote, existiendo zonas de enterramiento.


 

Las troncopirámides (siete) que podemos encontrar aquí, plazas, juego de la pelota y vestigios cerámicos, según nos cuenta el excelente guía que nos acompaña (fundamental para entender estos lugares), sugiere que su última ocupación estaría ligada a la máxima expansión tolteca. La principal es la Casa de los 13 cielos.


 

Se intuye el comercio con otras regiones mesoamericanas a través de sus estructuras y actividad de vida e incluso que aquí se celebraban importantes rituales por su posición estratégica en la orientación de la puesta y salida del sol. También el cambio de tipología utilizada entre los diferentes basamentos


 

Curiosidades del lugar es que se cree que los chinos habrían llegado antes que lo españoles, de ahí su dialecto, o que en este lugar se encontró un piedra de cuarzo con la imagen de la virgen de Guadalupe, así como numerosas mujeres enterradas.


En el templo principal, desde el que se ven los aledaños que hemos recorrido, se encontró un hombre con un perro en sus brazos, cabeza quebrada y costillas, mandíbula, etc… faltándole todo debajo de las rodillas, y rodeado de vasijas, pulseras, astillas,… Lo esotérico del hallazgo es que aunque fue enterrado en el año 700, la prueba del carbono 14 ha detectado que era mucho más antiguo, unos 1033 años antes de su entierro. ¿Inexplicable?


Esta imponente fortaleza se cree que fue abandonada hace 900 años. Hoy por hoy son más de 3 km de caminatas no apta para todos los públicos pero de gran interés arqueológico (para mi, una visita IMPRESCINDIBLE)

Atractivos de San Miguel de Allende

La caminata (y un pequeño problema logístico) nos ha abierto mucho el apetito hoy, así que es buen momento para poner rumbo al lugar donde comeremos hoy, muy cerca de la Plaza Principal, al igual que ayer, zona en la que nos moveremos esta tarde.


Los Milagros (1) es una casona antigua ubicada en el corazón de la ciudad, donde en un ambiente acogedor, se sirven todo tipo de platos méxicanos, desde apetitosos molcajetes hasta carnes, pescados y camarones a la brasa, pasando por otros más tradicionales como enchiladas, tacos de arrachera o tampiqueñas. Nosotros hemos probado las "enchiladas mineras"


 

Alrededor de las 18'30 hemos comenzado un "walkingtour" por el centro histórico, que nos vuelve a recordar el porqué San Miguel de Allende ha sido elegida como la mejor ciudad turística del mundo que comentábamos ayer


La ciudad fue fundada en 1542 por el monje franciscano Fray Juan San Miguel como paso importante en la ruta de la plata que conectaba con Zacatecas, aunque su momento más destacado fue durante la Guerra de Independencia de México a comienzos del S.XIX, con la figura destacada de Ignacio Allende. De estas dos figuras nace el nombre de la ciudad ya en 1826.


 

Hoy es un día de mucho movimiento en el pueblo, ya que son días de bodas y pre-bodas. Podemos ver los burros cargados de tequila, normalmente mojiganga, además de numerosos grupos musicales comenzando su "callejeando". !!3 días de boda!! Toda una fiesta… y así está el pueblo expectante


La Calle de Aldama, desde la que se observa la cúpula de la Catedral, es una calle empedrada muy colorida, aunque cualquiera de ellas lo es


 

Lo cierto es que no me sorprende que el encanto y el ambiente que respira este pueblo fuese inspiración para que muchos extranjeros encontraran aquí su retiro.


Su importancia turística, no obstante, comenzó a partir de 1950, cuando sus fuentes termales y su arquitectura colonial, llamó la atención de los norteamericanos en busca de una plácida localidad con atractivas calles y buena temperatura. Así llegamos a la Parroquia de San Miguel de Arcangel (2), del S.XVIII y emblema de la ciudad


Su fachada gótica ha sufrido multitud de renovaciones y derumbes hasta convertirse hoy por hoy en el símbolo que todo viajero que pase por aquí se lleve de la ciudad.


 

Quizás lo que menos me llama la atención es su interior, aunque es un paso obligado para todos los creyentes, que aquí son muchos.


De aquí hemos seguido caminando hasta la Casa del Mayorazgo de la Canal (3) de hermosa portada, datada del S.XVIII, y que levantaron los descendientes de Don Manuel de la Canal, un español criollo originario de México. Sin duda, lo realmente magnifico de observar son los relieves labrados por ebanistas de la época, que aún perduran al paso del tiempo.

El guía nos ha recomendado el Templo de San Francisco (4) donde lo más importante son las esculturas esculpidas en cantera de santos así como el Cristo crucificado y la Inmaculada Concepción, aunque por las horas, hemos puesto rumbo al Convento o Claustro de la Inmaculada Concepción (5), con una cúpula estilo mason que se parece a la de Napoleón y que hoy por hoy actúa de Centro de Bellas Artes


 

El día, como decíamos antes, ha sido largo especialmente por el madrugón, pero hoy si puedo decir que he vuelto a saciar mis deseos de "flotar como una pompa de jabón". La cena (hoy en el hotel aunque más bien han sido unas cervecitas) transcurre entre risas y anécdotas en una habitación del hotel, tras despedirnos al anochecer del pueblo (estamos agotados). El grupo es una piña, y eso que ya estamos en el día diez y sería entendible un poco de cansancio.


Despido el relato con estas lineas, aunque algo he oído de festival gastronómico de mañana. !!Que miedo me da!! !!Aquí todo pica!! ¿O alguien lo dudaba? Hasta mañana a todos…


Isaac, desde San Miguel de Allende (México)

Video: Volar en globo en San Miguel de Allende. México (Agosto 2020).

Pin
Send
Share
Send