Viajes

La Necrópolis bajo el Vaticano

Pin
Send
Share
Send


Desconocido por la mayoría de los visitantes del Vaticano, en el subsuelo de las Tumbas Papales (visita posible desde la Piazza San Pedro) y de la maravillosa Basílica, se encuentra uno de los secretos mejor guardados por la historia… Scavi Vatican o las excavaciones de la Necrópolis bajo el Vaticano.

Las catacumbas del Vaticano son una perla escondida, una visita sobrecogedora que no decepciona. Entre estrechos y oscuros pasillos se nos permite contemplar centenares de mausoleos cristianos y paganos mientras seguimos un camino ascendente que sube, siempre bajo tierra, la colina vaticana.

El descubrimiento de Scavi Vatican

Durante siglos, la fe de los cristianos ha alimentado la verdad de que el Vaticano, y en concreto su Basílica, reposa sobre la tumba de San Pedro. Tanto el Nivel II (Tumbas Papales) como el Nivel III (Basílica de San Pedro) son mundialmente conocidos por los turistas pero… ¿qué es de ese Nivel I?

Desde que Constantino sepultara esta Necrópolis bajo la plataforma sobre la que construiría su Basílica allanando el valle (por eso es una necrópolis y no catacumba), los siglos pasaron y el recuerdo de la necrópolis debajo de la basílica se desvaneció por completo. No fue hasta 1939 cuando unos trabajadores que excavaban los cimientos de la tumba para el fallecido Papa Pio XI re-descubrieron la necrópolis. El Papa Pío XII ordenó la excavación del lugar pero lo mantuvo en secreto, en caso de que la tumba de San Pedro no fuera encontrada. Los trabajos eran muy complicados pues el área a excavar se encontraba justo debajo de la basílica y esta no debía ser dañada. Fue en 1950 que Pio XII finalmente anunció el descubrimiento de la tumba de San Pedro y en 1968 el Papa Pablo VI anunció que los restos del famoso apóstol fueron encontrados.

La visita a la Necrópolis bajo el Vaticano

Desde el año 2006 esta Necrópolis esta abierta al público aunque de manera muy restringida, apenas un centenar de personas al día 250 personas (ACTUALIZADO 2015), y se establecen unas enormes medidas de seguridad y de conservación de alta tecnología que sorprenden al visitante.

No es una visita recomendada para personas que sufran de claustrofobia o tengan problemas de salud que se puedan agravar a causa de las condiciones especiales de temperatura y elevada humedad del lugar. ¡Ojo! con el tema de la humedad, hay estancias en que la temperatura sube y la humedad está por las nubes

La visita comienza por la salida de la Basílica de San Pedro, por el interior de la columnata izquierda de la Ciudad del Vaticano. Hay que ir con la reserva previa y darsela a la Guardía Suiza, que nos indicará por donde tenemos que ir a la SCAVI UFFICI para recoger nuestros bonos



Con un máximo de 12 visitantes por grupo para preservar la necropolis, comienza en SCAVI UFFICI y recorre desde Este a Oeste más de 70 metros de lo que en su día fué esta gran vía romana (aunque hay más de 300 m). Estremecedores sepulcros, panthones, tumbas tanto paganas como de cristianos muertos en la persecución de Nerón abarcan nuestro alrededor. Realmente misterioso e inquietante. Su duración aproximada es de 1 hora y 20 minutos

El punto fuerte de la visita es la que se supone fue la tumba de San Pedro, en la zona más Oeste, una cripta con una inscripción que dice “Pedro está aquí”. Junto a ella hay unas cajas transparentes con restos de huesos de los que no hay seguridad absoluta de su identidad. Allí podemos observar el "Trofeo de Gaio", el "muro de los grafitis", el "cofre de Constantino"…



Acabamos subiendo al Nivel II, las Tumbas Papales, viendo la Capilla Clementina, y "sin hacer cola" pudiendo observar la tumba de Juan Pablo II así como la base sobre la dormiría PIO XI y que nunca lo hizo debido a este hallazgo, donde a través de una rejilla se puede intuir uno de los pantheones del subsuelo.

Bajar aquí ha sido posiblemente una de las visitas más gratificantes que hemos hecho, un viaje por la historia, a la Roma Imperial. Para nosotros una visita completamente imprescidinble y 100% recomendable.

Reservar la entrada de la Necrópolis Vaticana

En la siguiente URL de Vatican.va viene toda la información de como conseguir una reserva para realizar este tour.

No se permite:
- Fotos con o sin flash
- Niños menores de 15 años (ACTUALIZACIÓN 05.07.11: No piden ningún tipo de identificación, solo las reservas, por lo que en principio no son estrictos con la edad)
- Vestimenta no apropiada para visitar un lugar sagrado

Para realizar la reserva, simplemente hay que enviar un email a esta dirección: email protected , con la siguiente información:

- el nº de visitantes
- el nombre de todos. Si es un grupo, el nombre del representante y el origen del grupo (universitario, parroquial… )
- el idioma deseado para la visita
- la fecha en que podrías realizar la visita (cuanto más flexible seas más posibilidades de conseguir plaza)
- tu email.

A los pocos días recibiremos una contestación con la confirmación de hora y día y la manera de realizar el pago (13 euros en el año 2015). Nosotros lo realizamos con tarjeta de crédito. En otro par de días recibiremos la confirmación con una especie de "voucher" que hay que imprimir y llevarlo el día de la visita (a veces tardan más, no preocuparse).

Un viaje por la historia de la Necrópolis del Vaticano

Han pasado ya más de 2.000 años de la muerte de San Pedro que, según cuenta la historia, murió a manos de Nerón. Sabemos por la historia que Nerón persiguió a los cristianos. Nerón era un maniático que incendió Roma y echó la culpa a los cristianos. Perseguir a los cristianos era una justificación del incendio de Roma. Tuvo lugar una matanza de cristianos, entre ellos san Pedro, al que martirizó en el circo de Calígula. Este circo lo había empezado a construir Calígula y lo terminó Nerón. El circo, que se llamó de Nerón, está al lado del monte Vaticano.

Dice la tradición que a San Pedro lo crucificaron cabeza abajo y después fue enterrado en una necrópolis y olvidado en el tiempo.

Pero, ¿donde lo enterraron?. A los alrededores de dicho circo se enterraron calles y calles de cristianos perseguidos durante el S.I. Durante los S.II y III además se empezaron a hacer Pantheones de gente rica y pagana que enterraba ahí a sus familiares y esclavos. La tumba de San Pedro era una tumba más bajo el suelo del valle.

Fue entonces (S.II) cuando sobre la tumba de San Pedro se erigió un "trofeo", el "Trofeo de Gaio" cuyo croquis se encuentra a la izquierda.

Gaio fue un presbítero romano del siglo II, que según narra Eusebio de Cesarea, le dice: "Yo puedo indicarte el trofeo de los Apóstoles. Si vas al Vaticano o a la vía Ostiense, encontrarás el trofeo de los que han fundado esta Iglesia". Se llama a la sepultura "trofeo" porque la tumba recuerda que ese que murió va a resucitar, y que, al ser mártir, ya triunfó porque se ganó el cielo. Por eso "tropaio", "trofeo".

Este trofeo sufrió algunas transformaciones con el paso del tiempo. A su derecha se construyó otro muro, denominado "muro de los grafitos" por las numerosas inscripciones que tiene, y en el lado opuesto se añadió otro muro, denominado muro S, quedando cerrado.

Fue en este momento de la historia cuando apareció Constantino. Constantino, en agradecimiento a Cristo que, según él, le había dado la victoria, se convierte al cristianismo y da paz a la Iglesia en el año 313 edificando una serie de templos cristianos. Uno de ellos fue la basílica en honor de San Pedro, sobre su tumba: "Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia"

La necrópolis quedó sepultada durante la construcción de la basílica de Constantino que el emperador, que inició la construcción de una monumental iglesia de cinco naves, crucero y ábside sobre el sepulcro de san Pedro. Una escalinata y un cuadripórtico, donde debían detenerse los no bautizados, completaban el conjunto. El circo neroniano se fue deteriorando paulatinamente al utilizarse sus materiales para la construcción de la nueva basílica. En poco tiempo, ésta se convirtió en centro de atracción para la ciudad.

Para la realización de esta monumental edificación, Constantino tuvo que enterrar todos los pantheones, necrópolis y sepulcros bajo una enorme plataforma y rellenarlas de tierra. Esto es debido a que el valle del Vaticano no era plano y hubo que allanarlo como se puede ver en el siguiente croquis.

>

En estos momentos de la historia, como se puede observar perfectamente en la visita, la tumba de San Pedro se encontraba envuelta bajo el Trofeo de Gaio con sus dos columnas y su asimetría debido al "muro de grafitis", el muro rojo, el muro g y s y el "Cofre de Constantino". Desde aquí lo que todos conocemos, con el paso de los siglos, sobre el "cofre" o "Memoria de Constatino" se edificaron el altar de Gregorio Magno (590-604), el altar de Calixto II (1123) y, en 1594, el altar de Clemente VIII, cubierto después por el Baldaquino de Bernini, bajo la grandiosa cúpula de Miguel Ángel, principal atracción de la Basílica.



La Necrópolis cayó en el olvido. La fe cristina era tan fuerte como para creer fielmente en que en los cimientos del Vaticano se encontraba la tumba de San Pedro, como así decía la profecía. Pero fue en 1939 cuando ocurrió un hecho que cambió el transcurso de la historia, cuando como dijimos antes, con la preparación de los cimientos de la tumba de PIO XI se "re-descubrió" de nuevo. Fue PIO XII el que se atrevió a dar el paso, aunque siempre en secreto, de iniciar la búsqueda de los restos de la tumba de San Pedro…

Después de los hallazgos arqueológicos (la excavación, por miedo a deteriorar los restos, se inicio por los laterales en lugar de hacia arriba, al revés de como se suele hacer con los restos arqueológicos) y de muchos años de estudio se llegó a la certeza de que la tumba de San Pedro había sido encontrada. El Papa Pío XII, en el radiomensaje de Navidad de 1950, afirmó: "Hemos encontrado la tumba de San Pedro", y el Papa Pablo VI mandó que los restos del Apóstol permaneciesen en el mismo lugar donde habían estado durante siglos a la veneración de los fieles.

¿Te quedas con ganas de más? La Necropolis de la Vía Triumphalis

Desde 2014, una segunda necrópolis bajo el suelo del Vaticano ha sido abierta al público. En Mi Baul de Blogs tienes el excelente artículo "Necropolis via Triumphalis en el Vaticano" con todos los detalles.

Se trata de una "pequeña Pompeya sepulcral" donde, previa reserva en la página web de los Museos Vaticanos o por correo electrónico a email protected y en grupos máximos de 25 personas, se pueden conocer más de 200 tumbas sepultadas entre ellas la de dos artistas famosos, la muñeca de una niña, pequeñas "lucernae" de aceite o hasta una plataforma de cremación, en lo que se convierte en otra visita imprescindible

Y tú que opinas, ¿cuestión de fe? Seguramente. Independientemente de si se es creyente o no, el viaje por la historia es de los que más nos han aportado en los últimos tiempos. ¿Y tú? ¿Te animas a bajar a los subsuelos del Vaticano?


Isaac, desde los subsuelos del Vaticano

Pin
Send
Share
Send