Viajes

En el interior de una cueva de lava en las Blue Mountains

Pin
Send
Share
Send


La ruta por el sur de Islandia regresa a Reykjavik. Atrás dejamos los paisajes de Julio Verne en la Península de Snaefellnes, los más escénicos del Círculo de Oro (incluida Gullfoss), las experiencias con crampones en lenguas glaciares en retroceso, las playas dominadas por trolls o las cascadas escondidas y Jökulsárlón, el lago glaciar de icebergs que te hipnotizará. ¿Qué paisaje sacado de otro planeta podría faltar en esta aventura? Los campos de lava de Eldhraun, la granja histórica de Keldur, Hveragerdi y el valle termal de Ulvafjell con sus fumarolas que brotan de la tierra y adentrarnos en el interior de una cueva de lava llamada Leidarendi en las Blue Mountains ya cerca de la capital, serían nuestros objetivos del día


La expedición Tierras Polares en Islandia sigue con esa energía positiva que no nos ha abandonado aunque la naturaleza, caprichosa siempre, nos niegue esta vez la posibilidad de contemplar auroras boreales como esas maravillosas luces del norte en Islas Lofoten o en Laponia finlandesa hace apenas un par de meses.

Atravesando Eldhraun, un desierto de lava… !verde!

Como todos estos días, no hemos tenido que madrugar demasiado para desayunar y ponernos en marcha hacia nuevos emplazamientos. La ruta del día iba a ser parecida a la siguiente…

Anoche, con el cansancio, no habíamos tenido tiempo de observar el entorno donde hemos dormido en la Guesthouse Arnardrangur. Resulta sorprendente observar como la naturaleza se abre camino incluso en los campos de lava que dejaron las últimas erupciones y hoy cubre de un verde esponjoso los márgenes de la carretera.




Estamos ante un "desierto de lava" aunque un musgo de hasta 30 centímetros le dote de un aspecto mucho más agradable.



La extensa llanura de Eldhraun (literalmente "desierto de lava") quedó tapada por la lava expulsada durante la erupción del volcán Laki en 1783… !más de 15 kilómetros cúbicos de magma solidificado! ahora, bajo ese frágil manto verde que tiene sus propios enemigos, una planta invasora introducida para luchar con la erosión llamada Lupinus nootkasensis que empieza a proliferar preocupantemente.



Estamos ante un total de más de 550 km2 de este paisaje dentro del Parque nacional de Skaftafell donde hemos dormido

Keldur, las casas césped más antiguas de Islandia

Las leyendas islandesas provienen de tiempos de las colonizaciones cuando los vikingos llegaron a la Islandia deshabitada y forjaron granjas entre el 870 y 930, pero también batallas y venganzas que dejaron trágicos acontecimientos. Una de las sagas favoritas de Islandia es la Saga de Njal, dos de los mayores héroes del país y cerca de la pequeña ciudad de Hvolsvöllur se encuentra uno de sus escenarios. Aunque solo abre desde el 15 de junio hasta el 15 de agosto de 10 am a 5 pm, Damián propone acercarnos. Todos aceptamos


Keldur es la granja donde se encuentran las casas césped más históricas de Islandia pero también la estructura más antigua del país, un túnel subterráneo datado del XI al XIII que conduce desde la granja hasta el arroyo y se cree que ha sido vía de huída durante la edad del vikingo Sturlungaöld



El lugar histórico de Keldur se ha reconstruido varias veces tras los grandes terremotos que sacudieron las casas en 1896 y 1912 pero todavia permiten imaginar tiempos de antaño con sus casas césped, corral o la iglesia, todos ellos construidos con madera y rocas de lava cercanas



A veces los agricultores te permiten ver, fuera de temporada, su interior. Nosotros no vamos a tener esa suerte y nos conformamos con intuir la herrería, el cobertizo de ganado, establos o granero, a través de las rejas. El cementerio es caso aparte y deja libertad a la imaginación para trasladarse a tiempos del clan de Oddi cuando su jefe Jón Loftsson vivió en Keldur hasta su muerte en 1197 y promulgó el Ásatrú, la antigua religión nórdica


A lo lejos vemos el volcán Hekla del que, como decíamos el otro día, se prevé una próxima erupción en un breve plazo de tiempo. ¿Quién sabe? Quizás una futura reconstrucción sea necesaria pronto

Hveragerdi y las fumarolas del valle termal de Ulvafjell

La ruta de hoy es larga pero posiblemente la más variada en contrastes. Nos aproximamos ya a Reykjavik pero vamos a detenernos a 45 km, en una localidad famosa por sus invernaderos en las inmediaciones del volcán Hengill, geotermalmente activo y que experimenta terremotos habitualmente, Hveragerdi. Bueno, realmente vamos a acercarnos primero a Reykjadalur, el valle de las fumarolas de Hveragerdi




Estamos ante uno de esos lugares de belleza indescriptible de Islandia, una ruta de senderismo que te adentra en un camino de grava que bordea una corriente de agua caliente y grandes y pequeñas fumarolas que emanan de la tierra



En verano, este lugar es el favorito de muchos turistas y lugareños ya que ofrece también una rica variedad de piscinas termales y manantiales geotérmicos



Cuanto más alto asciendes, más grandes son los manantiales que se pueden observar aunque alguno mete miedo. !Mejor no caerse!




De regreso, antes de seguir la ruta, hemos aprovechado para ver los invernaderos de la ciudad. La verdad es que si alguien me dice que me encontraría de éstos en Islandia tras ver los impresionantes de la Hacienda de La Compañia de Jesús con la mejor rosa del mundo en Ecuador, no me lo hubiese creído. Y además a coste cero.



Hoy el picnic lo hemos hecho por aquí pero algo me decía que todavía nos esperaba una gran sorpresa

Leidarendi, una cueva de lava en las Blue Mountains

El paisaje vuelve a tornarse negro y verde… y me atrevería a decir que inquietante. Cerca de Reykjavik, a unos 25 minutos hacia el suroeste de la capital, nos encontramos a los pies de las Blue Mountains en el campo de lava denominado Tvibollahraun. Aquí encontraremos uno de los ejemplos más impresionantes de un tubo de lava que podremos ver en el país.




En un punto de este extraño emplazamiento se encuentra una entrada al interior de la tierra donde comenzamos a caminar, completamente equipados con el material facilitado por Tierras Polares y con los frontales, por un suelo de rocas irregulares hasta alcanzar un área de color rojo y marrón de la cueva lo suficientemente grande para mantenerse en pie.



Pero esto ha sido solo la entrada. A Paula (que no puede con este tipo de cuevas estrechas) le hubiese "encantado" lo que venía a continuación. Los colores ardientes de las paredes lisas de la cueva, formadas de basalto formado por el enfriamiento rápido de la lava, se transforman ahora en grises y el techo de la cueva empieza a bajar y bajar hasta ponernos de rodillas en determinadas galerías



Escombros y rocas se entremezclan con formaciones de agua (y dicen que en épocas más frías de esculturas de hielo). Una de las galerías llega al final y pequeñas (y extrañas) estalagtitas y estalactitas se entremezclan en la zona más oscura donde encontramos también los huesos de algún animal que no pudo escapar de este laberinto enrevesado.




Lo mejor estaba por llegar en el lado opuesto de esta cueva formada por los flujos de lava que han circulado por allí a lo largo de los siglos.



!Impresionante! Froto mis ojos para creer lo que estoy viendo. ¿Qué tenemos sobre nosotros? Miles de dientes de tiburón brillantes cubren el techo por encima de nuestras cabezas.




Con el corazón a mil, toca regresar por donde hemos venido. Si me dejan solo !!me pierdo!! Los campos de lava cubiertos de musgo verde que no nos han abandonado en todo el día allí estaban esperándonos de nuevo antes de poner fin a la ruta



Reykjavik nos espera tras muchas cabañas con encanto, cascadas, playas de arena negra, géiseres y fumarolas, lenguas glaciares, lagos de icebergs… y tubos de lava bajo tierra. Damián ha sido un guía extraordinario con el que hemos recorrido exactamente 1.653 km del sur de Islandia pero el viaje todavía tenía su sorpresa final en forma de Laguna Azul, ¿verdad?


Isaac, desde Reykyavik (Islandia)

GASTOS DEL DÍA: 0 ISK (apróx 0 EUR)

Video: Cueva hielo Islandia (Agosto 2020).

Pin
Send
Share
Send